Hiperconectados

Hola a todos otra vez! Estos días estoy un poco filosófica (supongo que si me seguís en el Instragram de @quecuentalarubia lo habréis notado) y al final esto ha desembocado en una necesidad de escribir, de sacar ciertas cosas fuera en un post atípico que ni yo sabría cómo calificar. Voy a hablar sobre comunicación (y que me perdone mi hermana, licenciada en ello, y unos cuantos amigos expertos en la materia, así como todos los bloggers con formación en este campo, yo no soy una de ellas).

Cuando vives fuera, lejos de tu familia y amigos, las herramientas para comunicarnos que tenemos hoy en día son una auténtica maravilla: podemos vernos por la cámara mientras hacemos Skype, enviar fotos al momento de lo bonito (o feo) que nos está pareciendo esto vía whatsapp, facebook o cualquier red social conocida, estamos pendientes todo el día de si alguien nos escribe para preguntar qué tal o cómo está el tiempo, hablar por teléfono a coste cero, simplemente con nuestra conexión a internet, etc. Todos estos avances son geniales si se utilizan bien, claro. O si se utilizan lo justo. Porque vaya tela.

Vaya por delante que soy una mujer pegada a mi smartphone, lo reconozco, lo admito, con una mezcla entre modernidad y vergüenza. Mi carácter perfeccionista en ciertas ocasiones hace que me exija responder a ciertos mensajes, que tenga ansiedad si veo que no me puedo comunicar. Que me dé rabia no poder compartir una foto si no tengo cobertura (socorro, a dónde estamos llegando), que haya alguien que se preocupe seriamente si en pocas horas no doy señales de vida. Todo esto me crea una sensación de agobio, a mí, que tan independiente me siento, realmente no lo soy tanto: dependo de mi puñetero móvil para despertarme, hablar con mi gente, emitir señales de vida de forma periódica para que se sepa que estoy ahí (como las cajas negras de los aviones). Hasta he volado en un avión con wifi!!! Ni en el avión se puede descansar oye, porque yo estuve enviando fotos de mi vuelo todo el rato.

Y esto me hace plantearme si no éramos más felices cuando no teníamos tanta cosa. Yo he vivido un Erasmus cuando no existía el whatsapp y nadie sabía si ese día te habías acostado más tarde viendo una peli o tomando una cerveza, o simplemente dándole vueltas a la cabeza sobre un problema. Tenía una cámara de fotos a la que le duraba la batería mogollón y servía como cámara de fotos, y punto. Para qué más. No tenía "rayadas" mentales porque mi pareja estaba conectada a las 03:25, "pues qué estará haciendo", ni veía fotos y pensaba "mira qué bien se lo pasa sin mí oye", cosas que nos han pasado (y nos pasan) a todos. De vez en cuando no tenía saldo y el móvil no valía para nada (pues se quedaba en casa y no me entraba ni rabia, ni cabreo, ni ansiedad por si alguien pensaba que había desaparecido de la faz de la tierra). En definitiva, que se vivía de forma más tranquila. Aunque ahora es fantástico poder comunicarte de esta forma, creo que el problema es el exceso de comunicación. Que no sabemos dónde está el límite. Que nos creemos que tenemos intimidad, y en verdad tenemos no-intimidad, pero lo peor es que pensamos que el límite lo ponemos nosotros...yo sólo comparto lo que quiero, sí ya. Y yo también.

Que nadie me malinterprete...me encanta saber de mi gente, de mis amigos, que me escriban, me pregunten...pero era una reflexión, porque nos ha cambiado tanto la vida, que yo ya no sé si al final esto generará una implosión y volveremos hacia atrás para acabar jugando a la serpiente con el Nokia ladrillo mientras nuestra única preocupación es recibir un SMS de la persona que nos gusta preguntándonos la tontería más grande del mundo.

Mañana más y mejor...buenas tardes a todos!! :)

Share this:

ABOUT THE AUTHOR

Hello We are OddThemes, Our name came from the fact that we are UNIQUE. We specialize in designing premium looking fully customizable highly responsive blogger templates. We at OddThemes do carry a philosophy that: Nothing Is Impossible

6 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, nos hemos atontado un poquito con el móvil, y ahora con Instagram ya es la leche, jeje

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí sí...cada vez un poquito menos de cerebro jajaja. Es que sólo hace falta mirar gente en cafeterías, o en la misma calle (yo incluída). Puf...un besito!!

      Eliminar
  2. Yo no cambio mi adolescencia sin móvil por nada del mundo, en la universidad empezaba el Messenger etc y ya fue algo estresante... imagínate con whatsapp, uf!!!!

    Muack!

    Amparo

    You Are The One

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí xiqueta!!!!! Estem tots mig abobats, lo del whatsapp es màxim ja, jo me borre!! :P Mentira, sóc una enganxada.

      Besets guapa!!

      Eliminar
  3. Estoy con estas dos pavas de aquí arriba.
    Mi adolescencia quedando a las cuatro y media en los bancos de la plaza de una semana para otra no tiene precio.
    Ahora es un enganche total que a veces asusta.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya somos cuatro pavas!! :) No necesitábamos ningún banco para quedar, y las horas se pasaban sin hacer nada en los banquitos jeje. Un besazo!!

      Eliminar