Sobre la obsolescencia programada

Hasta hace un par de años nunca había oído este término. "Obsolescencia programada". Qué cosa más rara, ¿no? Vaya "palabro", que decimos coloquialmente. Pues este "palabro" me encontró una tarde de viernes mientras realizaba un máster hace dos años, en forma de documental. Viernes por la tarde, luces apagadas y documental en clase después de una semana dura de trabajo: la fórmula perfecta para acabar dando alguna cabezadita sin querer, o para dejar de prestar atención al minuto 2. Pero no, no fue así...el documental me enganchó enseguida, tanto que mi cara debió ser un poema durante toda la hora que duró la proyección, ya que, cuanto más sabía, más alucinaba. Empecemos por el principio: ¿qué es la obsolescencia programada?
 
Si buscáis el término por internet, podréis encontrar muchas definiciones. Una de ellas, la siguiente (bendita Wikipedia):
 
"Se denomina obsolescencia programada u obsolescencia planificada a la determinación o programación del fin de la vida útil de un producto o servicio, de modo tal que tras un período de tiempo calculado de antemano por el fabricante o por la empresa durante la fase de diseño de dicho producto o servicio, éste se torne obsoleto, no funcional, inútil o inservible."
 
Es decir, sin paños calientes, muchos fabricantes nos la clavan creando productos con un tiempo de vida útil limitado: programados para romperse, de forma que te compres otro cuando ocurra esto. Es una forma de estimular la demanda de forma premeditada, y un tanto fraudulenta diría yo, que tiene muchas más consecuencias de las que podéis pensar, entre ellas ambientales, por ejemplo.
 
Seguro que ya os va sonando el tema, porque ¿cuántas veces habéis pensado que ciertas empresas fabrican las cosas para que se rompan? ¿Cuántas veces habéis dicho "no me creo que no sepan hacerlo mejor con toda la tecnología que tienen a su disposición"? Seguro que muchas, empiezo a enumerar: las bombillas, las medias (increíbles las que duran más de un día), algunos móviles, ordenadores, etc.
Esta bombilla se encuentra en la Estación de Bomberos de Livermore (California). Lleva encendida desde 1890. ¿Os imagináis no tener que comprar bombillas en casa más que una vez en la vida? Si la queréis ver en directo pinchad en este enlace http://www.centennialbulb.org/photos.htm#anchor1234
 
Para que veáis que esto está probado y estudiado desde hace muchísimos años, os voy a contar uno de los casos que como investigadora química me afecta y que se explica en el documental anteriormente mencionado: la fabricación de las medias de nylon. En los años 40, la empresa química (conocidísima por cierto) DuPont, lanza al mercado las medias fabricadas de este material, un polímero muy resistente que pertenece al grupo de las poliamidas. Su descubridor, Wallace Carothers, era investigador de esta empresa, que conservó la patente después de su suicidio en 1937. El nylon es una fibra textil fuerte, elástica y no atacada por las polillas, por lo que se convirtió en un auténtico boom de la época, ya que, según cuentan en el documental, adquiriendo una de estas medias ya tenías para toda la vida (igualito que ahora, ¿eh?). Para que os hagáis una idea, con un par de estas medias se ataban dos coches que tiraban en sentidos opuestos, y no se rompían. ¡Increíble! Llegó entonces el momento en que DuPont se dio cuenta de que si seguía fabricando este producto de tanta calidad no iba a obtener mucho beneficio en los próximos años, ya que una señora con un par de medias tenía para muchísimo tiempo. Por tanto, dio la orden a sus investigadores e ingenieros de encontrar un material que se rompiera antes, para obligar a la gente a seguir comprando antes de que la empresa entrara en un bucle destructivo. No hace falta deciros, en especial a las mujeres, lo que ocurre con las medias que nos compramos ahora. El día que las estrenas, si no se rompen, ya puedes estar contenta por ello. Gastar unas medias una segunda vez se está convirtiendo en misión imposible...menos mal que no gasto muchas, ¡menuda ruina!
 
 
 
Hoy en día, empresas como Apple han perdido juicios relacionados con este tipo de prácticas. También empresas fabricantes de impresoras, por ejemplo, donde a partir de ciertos folios impresos un chip deja de funcionar para que tengas que adquirir otra. Parece increíble pero es completamente cierto.
 
El problema de todo esto es que se originan una gran cantidad de residuos, que van a parar al tercer mundo: parte del documental se centra en la lucha de personas de ciertos países africanos para evitar estas prácticas y denunciar a las empresas que los tratan como basureros de tecnología obsoleta.  No podéis imaginaros hasta qué punto llegan las prácticas de algunos fabricantes...es por lo que debemos evolucionar hacia un modelo mucho más sostenible, y el primer paso para conseguirlo es tener esta información, que yo desconocía hasta hace realmente poco.
 
Por si os interesa, os dejo el enlace del documental que vimos en el máster y en el cual me he basado para escribir esta entrada. Es francamente interesante y os lo recomiendo, sólo dura poco más de una hora y probablemente os descubra muchas cosas...y también cambie vuestra visión del mundo tal y como lo conocemos ahora. ¡Feliz miércoles! :)
 
 
 

Share this:

ABOUT THE AUTHOR

Hello We are OddThemes, Our name came from the fact that we are UNIQUE. We specialize in designing premium looking fully customizable highly responsive blogger templates. We at OddThemes do carry a philosophy that: Nothing Is Impossible

0 comentarios:

Publicar un comentario