¿Tenéis media hora para salvar tres vidas?

¡Buenos días a todos! Hoy me despierto con la vena solidaria y optimista, me siento mejor y eso es porque ayer doné sangre. Es una sensación muy reconfortante saber que con este sencillo gesto (he tardado menos de media hora en realizar todo el proceso) puedes ayudar a gente que lo necesita, y quién sabe si algún día podremos necesitar esa sangre nosotros o alguno de nuestros familiares o amigos...Todos estamos expuestos a cualquier tipo de complicación médica o accidente.
 
Donar sangre es un gesto que realizo desde hace muchos años: poco después de cumplir los 18 empecé este camino que, con altibajos, ha durado hasta hoy. Digo con altibajos porque siempre no he podido donar, a veces por temas de medicación y otras por temas de salud, pero me alegra haber incluido esta rutina en mi vida. Una vez al año no puede faltar (como mínimo).
 
Me he decidido a escribir este post para animaros a todos a donar sangre, seguro que muchos de vosotros ya lo habéis hecho más de una vez, y seguro que muchos otros no os atrevéis o, simplemente, no lo realizáis porque pensáis que "otro lo hará por mí". También habrá gente con pánico a las agujas o a la sangre, en este caso  no quiero decir nada porque todos tenemos nuestras fobias, aunque seguro que si lo intentarais superar veríais qué bien os sentís después. Mi intención es dar a conocer los beneficios de la donación de sangre y, por supuesto, desterrar mitos que por ignorancia creemos que son ciertos. Allá voy:
 
Beneficios de la donación de sangre
 
1. Primero y principal: salvar la vida de tres personas. Seguro que si habéis estado cerca de algún centro de transfusiones o habéis ido a donar alguna vez os habéis quedado con esta coletilla, y es que nuestra sangre puede servir para salvar hasta a tres personas. Solidaridad pura y dura: no es tan difícil ponerse en la piel de un enfermo que necesite sangre, o por ejemplo en la de una persona que tiene un accidente grave y su vida depende de esa bolsa que puedes estar tú llenando en este momento. Algo no tan lejano: un parto que se complica, y de las transfusiones de sangre dependen tanto la vida de la madre como la del bebé. Podemos ser nosotros o cualquiera de nuestra familia...pensadlo.
 
2. Nos hacen un análisis de sangre básico de forma gratuita. Además de que nos toman la tensión y las pulsaciones previamente a la donación, después envían una carta a casa con un análisis donde te indican si tienes algún tipo de enfermedad (por ejemplo, VIH), y siempre está bien hacerse este tipo de chequeos de forma rutinaria para comprobar que todo va bien.
 
3. Nos dan un almuerzo o merienda gratis. Para compensar la pérdida de sangre, nos obligan a tomar alimentos y líquidos, que en este caso suelen ser un sándwich de jamón york y queso y un refresco o botella de agua. Yo, como soy un poco hipotensa, suelo tomar una cocacola antes de donar y otra después por prescripción médica, así que me llevo ración doble!! ;)
 
4. Nuestro organismo empieza a producir sangre nueva desde el momento de la donación, por lo que este gesto también tiene beneficios para nuestra salud.

5. No hay nada comparable a la satisfacción personal que genera este acto altruista. Pequeños gestos, grandes personas.
 
Desterrando mitos
 
 1. Donar sangre ni engorda ni adelgaza. Nos extraen alrededor de 450 mL de sangre que regeneramos rápidamente, por lo que no se produce alteración de nuestro peso corporal.

2. No se contrae ninguna enfermedad. Todo el material utilizado es totalmente seguro, y los profesionales sanitarios que nos atienden así lo garantizan.

3. Donar sangre no duele. Molesta el pinchazo, como cualquier otro, al día siguiente puedes tener molestias en el brazo (también depende de cómo te hayan pinchado de bien, yo casi siempre he tenido suerte), pero os puedo garantizar que el dolor se reduce a unas pequeñas molestias y punto.

4. Tener la menstruación no es ninguna contraindicación para donar. Hacerse piercings o tatuajes tampoco, siempre y cuando haya transcurrido un año desde el último hasta la fecha de donación.

5. No hay que ir nunca en ayunas (no confundir con una analítica de sangre, en las que te lo piden). Hay que alimentarse bien antes de donar, y después también.

Después de estas listas que se me han ido ocurriendo, también me gustaría comentaros que, a pesar de que este gesto es fácil, rápido y altruista, no todo el mundo puede donar sangre. Así que si os he convencido (que espero que sí) lo primero que tenéis que hacer al llegar a un punto de donación es informaros sobre las condiciones necesarias para poder ser donantes (edad, peso, enfermedades, lugar de nacimiento, viajes, medicación, etc.). Yo, por ejemplo, he sido rechazada un par de veces porque estaba con antibióticos y con Roacután (tratamiento para la piel), pero para eso están los cuestionarios previos y la entrevista con el médico. También me gustaría deciros que las personas que tenemos la tensión baja debemos tener especial precaución: a mí siempre me levantan los pies en la camilla y me obligan a tomar cocacola antes de donar, y también después.

Espero haberos convencido, y desde aquí os animo a acercaros a la Escuela Superior de Tecnología y Ciencias Experimentales de la Universitat Jaume I durante hoy y mañana, donde encontraréis en la entrada todo lo necesario para informaros y, si os decidís, para donar. ¡Buenos días de miércoles y a ser solidarios!

Ayer en la camilla mientras estaba donando sangre
 

Share this:

ABOUT THE AUTHOR

Hello We are OddThemes, Our name came from the fact that we are UNIQUE. We specialize in designing premium looking fully customizable highly responsive blogger templates. We at OddThemes do carry a philosophy that: Nothing Is Impossible

6 comentarios:

  1. Me ha encantado esta entrada Carminaaaa!!Muuy muuy bien!!Promocionando salud, así me gusta!:) A ver si tomamos todos nota!Un besito!
    www.uncafeconpaula.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias reina!!! :) La verdad que es algo muy sencillo y da una satisfacción enorme!! Un besito!!

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa,

    La razón del porque con una donación salvas tres vidas es porque la sangre que nos extraen pasa por un proceso de laboratorio, en el cual la sangre se divide en tres, en plasma, suero y eritrocitos. Si te fijas bien, la bolsa de donación son 4, las cuales están unidas por unos tubos, pues bien, esa sangre pasará por una centrifuga especial que hará que la sangre se divida por sus diferentes componentes, ya que cada componente tiene una densidad, y cada componente irá a una bolsa determinada ;)

    El año pasado tuve la oportunidad de estar en el centro de transfusiones de castellón, el cual si no me equivoco ya está cerrado por la crisis, ahora toda la sangre la tratan en Valencia.

    Un besico
    www.upciencia.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la info Lore. ¿Pero de verdad han cerrado el Centro de Transfusiones de Castellón? ¿El que está en el Hospital General? ¿O es que había otro? Es que un amigo mío fue a donar en octubre y aún existía...espero que no lo hayan cerrado!! Un beso!!

      Eliminar
    2. Cerraban solo la parte del laboratorio, pero el centro como tal seguiría. Una vez se dona la sangre la sangre debe ser tratada y almacenada en una temperatura adecuada, cada tipo de componente sanguíneo lleva un proceso diferente, eso antes se hacía en el centro de transfusión, lo que está al lado del General.

      No sé como habrán quedado al final. El año pasado, más o menos estas fechas, es cuando cursaba la asignatura de Hematología y una de las prácticas fue ir a ver este centro, cuando fuimos estaban todo con cajas, y no sabían exactamente nada, si al final se lo iban a llevar todo a Valencia, si dejarían algo en Castellón.

      Pero si, como dentro de ir a donar sangre sigue existiendo ;)

      Eliminar
    3. Bueno, si por lo menos como centro de transfusión existe, genial!! Si la parte de laboratorio se lleva a otro sitio no es problema, la gente puede seguir acudiendo allí que de eso las personas de a pie no nos enteramos!!! ;) ;)

      Eliminar