Los Oscar 2014

Debo confesar que no soy muy cinéfila. Me gusta ver alguna película de vez en cuando, pero no es algo que pueda considerar como una afición. De todas formas, la gala de los Oscar siempre es todo un evento, y a mí lo que más me gusta es ver la alfombra roja, y admirar los vestidos-obras de arte que llevan las actrices en su noche más especial.
 
Como siempre, hay de todo. Vestidos bonitos en el cuerpo perfecto, vestidos preciosos en el cuerpo equivocado, y vestidos que, por mucho que lleven detrás un diseñador de renombre, no sabes por dónde cogerlos. He visto muchas páginas web con diferentes opiniones, con especiales sobre "Las mejor y las peor vestidas"; algunas coinciden conmigo, otras no. Por tanto, esto es totalmente subjetivo, y lo que voy a decir aquí es mi opinión: no será la mejor, ni la única. Tal vez no coincidís conmigo en nada, pero podéis abrirme los ojos y ver algún vestido bonito que se me haya escapado. :)
 
Para mí, el vestido estrella de la noche es el Prada azul cielo de Lupita Nyong'o. Es un color que podría quedar muy ñoño, y sin embargo, en contraste con su piel, queda espectacular. Para mí, se convierte en la protagonista de la alfombra roja nada más pisarla: el corte del vestido es simplemente perfecto, y el escote por delante y por detrás le da un toque sexy sin dejar de ser elegante. Además, como colofón final, se llevó el Oscar a la mejor actriz de reparto.
 
 
 
Elegancia pura es lo que destila Camila Alves, mujer del premiado Matthew McConaughey, con su vestidazo rosa palo creado por Gabriela Cadena, con capa incluida. Impacta nada más verlo, y su buena elección de los complementos remata un look de 10. 
 
 
 
Atrevida, sin perder la clase, ha sido Kate Hudson al elegir este Atelier Versace blanco con capa sobre los hombros y escotazo en uve. Le acompañan un bonito peinado y unos buenos complementos, y por supuesto, una inmejorable percha: el vestido le quedaba como un guante.
 
 
Se cuela dentro de mis favoritas, cómo no, Cate Blanchett. Su mirada, su forma de hablar y de caminar, ya son la definición de elegancia. Y si encima lo remata con un vestido de Alta Costura de Armani Privé y unos impresionantes pendientes de Chopard, me acaba de conquistar. Un ejemplo de que con más de 40 años se puede tumbar a chicas de 25: su madurez es fantástica, tanto profesionalmente como en el ámbito personal.
 
 
 
Por último, aunque no tan espectacular como el año pasado, tenemos a Jennifer Lawrence. Un Dior (qué raro) palabra de honor en rojo anaranjado, con volantes en la cintura. No soy muy fan de los vestidos palabra de honor, pero a ella le quedan estupendamente. Además este no es un palabra de honor cualquiera, y el detalle de la gargantilla con caída en la espalda le da unos cuantos puntos más. Guapísima.
 
 
 
Hay muchos otros vestidos que han captado mi atención, entre ellos el Calvin Klein de Naomi Watts, en blanco y con un peinado y maquillaje más que acertados. No desentona tampoco el azul noche de Amy Adams, de Gucci, aunque si me tengo que quedar con un palabra de honor, prefiero el de Jennifer Lawrence. Exquisita Penélope Cruz con un rosa palo con lacito negro a la cintura, pero yo es que desde el Versace de 2007 no he vuelto a ver cosa igual...quizá por eso no me llama tanto la atención. Pero la elección fue muy acertada.
 
Por otra parte, hay algunas actrices que no sé por quién se dejarían aconsejar, pero está claro que deben cambiar de asesor para el año que viene. También hay vestidos que no me acaban, aunque a la persona que lo lleva le queda genial, y otros que simplemente no me pondría ni en carnavales. Empezamos...
 
Anna Kendrick, con su vestido asimétrico de J Mendel, nos demuestra que cuando un vestido tiene corte asimétrico, transparencia, bordados, dos colores, etc.: es demasiado. Además de que ya de por sí no me gusta, tiene demasiadas cosas...muchas veces menos es más.
 
 
 
Con lo que me gusta Emma Watson, que siempre arriesga y gana, siempre suele ir perfecta y a veces por delante de las tendencias, pero anoche se equivocó, y mucho. Sosa con un Vera Wang gris y negro que hasta parece de mercadillo (perdón jaja). Fallo con mayúsculas.
 
 
 
Elsa Pataky, o como la demostración de que un vestido de un diseñador fabuloso (Elie Saab) puede no quedar bien en el cuerpo equivocado. Con semejante barrigón (dará a luz en pocos días), un vestido con ese corte no es la mejor opción. ¿Qué tal un corte debajo del pecho? Mucha más elegancia en mi opinión. Pero el vestido es fantástico.
 
 
 
Kristin Chenoweth se quiso vestir de Oscar y así le salió. Un Roberto Cavalli raro raro, dorado, brillante y palabra de honor. Muerta me quedo.
 
 
 
Por no hablar de Lady Gaga, Liza Minelli, Idina Menzel, Jada Pinket, Anne Hathaway y algunas otras que podéis ver en cualquier ranking. Muchas con vestidos que no convencieron, otras con vestidos bonitos pero que no eran la mejor elección ni para la noche ni para su cuerpo. Ah por cierto: por mucho que aparezca en los mejores rankings no puedo con el escote del Dior negro de Charlize Theron. Me parece de todo menos elegante...aunque aquí voy contracorriente. ¡Para gustos, colores!
 
¿Y para vosotros? ¿Coincidís conmigo o elegiríais otros vestidos como los mejores de la noche? Hay mucho por analizar y esto es sólo una pequeña parte...¡animaos a dar vuestra opinión!
 
PD: Siento dejarme a los chicos...pero es que los vestidos largos son una debilidad. :)
 
Fotos: La Vanguardia, El Mundo, 20minutos.es.
 
 
 

Share this:

ABOUT THE AUTHOR

Hello We are OddThemes, Our name came from the fact that we are UNIQUE. We specialize in designing premium looking fully customizable highly responsive blogger templates. We at OddThemes do carry a philosophy that: Nothing Is Impossible

0 comentarios:

Publicar un comentario